Humana Mente Posible #HMP

por @ValeraMariscal

Directivos e innovación, Terrícolas o Marcianos.

No hay nada que limite más la innovación que una visión dogmática del mundo.
Stephen Jay Gould

“Casi todo lo que realice será insignificante, pero es muy importante que lo haga”. Mahatma Gandhi.

 

 

Innovación, coaching, empowerment, gamificación, organización 2.0, GDT, teorías, paradigmas, palabras, modas, anglicismos, masdelomismos,…

Para algunos si, para otros, no. Y lo que diferencia que sean simplemente palabras o sean prácticas más evolucionadas, y hagan a los directivos más capaces de afrontar su función, está precisamente en cómo los profesionales se  posicionan ante su actualización, ante su propio desarrollo y ante lo nuevo.

Es decir, si mi predisposición es conservadora, y en algunos caso, yo la llamaría autosuficiente, mi tendencia será a evaluar estos conceptos en relación a los aspectos comunes o áreas de intersección con sus anteriores paradigmas.  Con esta perspectiva, la apariencia de lo evaluado es que el cambio no existe y, en todo caso, lo que hay es un nuevo packaging ,perdón, embalaje, para lo de siempre. Por ello, la conclusión es que no merece la pena interesarse y no se hace el esfuerzo por el cambio.

Por el contrario, el que tiene una predisposición más dinámica, hacia la mejora, a la innovación, enfoca su análisis en los aspectos diferenciales de estos conceptos, teorías, movimientos y prácticas. De modo que con facilidad los evalúa como enriquecedoramente diferentes. Esta actitud hace que se centre en los aportes y potenciales beneficios de estos, adoptando una postura más favorable a la innovación.

Es verdad que los cambios  suelen de ser transformaciones matizadas de modelos anteriores. Una revolución cambia un sistema, que a su vez no deja de ser un sistema. Habrá por tanto elementos comunes con el estado anterior, bien por estructura, por esencia o por composición. En cualquier caso lo importante es hacia donde dirigimos nuestra atención.

 La diferencia entre por ejemplo la Tierra y Marte, aparentemente es simplemente la cáscara, pero este fino tapiz, los hace esencialmente distintos y esta variación de apariencia tiene mucho que ver con tanto con su posición, con su modo de filtrar las energías que recibe y también, por las profundas energías que se mueven en su núcleo. 

Del mismo modo, adoptar perspectivas estables o dinámicas,  es cuestión del posicionamiento ante la innovación,  de la forma de filtrar la información pero también de valores y motivos personales más internos.

Para crear un entorno empresarial vivo, necesitamos unos directivos vitales , con un posicionamiento abierto, con capacidad de procesar el cambio y con un interior lleno de curiosidad y energía descubridora.

En función de esto, tenderemos a organizaciones aparentemente muertas como Marte o evidentemente vivas como la Tierra.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Posted under: Blog

Tagged as: , , , , , ,

2 comments

  • buena definicion ilustrativa, lamentablemente en mi opinion existen muchisimas mas organizaciones marte que tierra, y aun estas o estan continuamente rotando como la tierra o quedan lejanas de la realidad como marte.Quien o Que se debe de hacer, para que no se pare la organizacion Tierra?, el hacer que no solo sea labor del directivo si no que se implique a todo el mundo en la organizacion. Menos Zanahorias,y mas comunicacion, participacipacion, y compromiso.

  • Juan J. F. Valera Mariscal

    Juan J. F. Valera Mariscal on 10/09/2012 at 20:36 said:

    Reply

    Gracias Jaime, en efecto, es importante que si además se trata del líder o líderes de la organización deberán distribuir el espíritu innovador por la empresa, y el directivo por su equipo, es una reacción en cadena de arriba abajo. Es fruto de impulsores hacia el cambio pero también como dices, de gestión de la comunicación, participación y compromiso… algo a lo que muchos no dedican ni tres minutos al día. Y luego se quejan

Deja un comentario, ¡Gracias!